La imposición subrepticia de la relación abierta

0
1088
relación abierta

LA IMPOSICIÓN SUBREPTICIA DE LA RELACIÓN ABIERTA.
EL GRAN MAPA (de consciencia) DEL AMOR (y las relaciones). NÚMERO DE CAPÍTULO POR DETERMINAR

Pincha aquí si quieres leer el capítulo anterior

No decimos “quiero una relación abierta” cuando deseamos mantener una relación con una persona a la que no sentimos poder someter bajo nuestro control afectivo. Esto solo lo hacemos cuando sabemos o creemos saber que esta persona se adaptará a nuestras exigencias, no porque comulgue con ellas, sino por miedo a perdernos. Así que también sabemos que hará por disimular su desacuerdo.

¿Puede decirse entonces que somos honestos cuando, bajo tales circunstancias, en lugar de ir poniendo cuernos, planteamos la posibilidad de mantener una relación abierta?

De ninguna manera.  Lo que hacemos en estos casos es echarnos un farol. Si pican bien y, si no lo hacen y realmente estamos interesados en mantener una relación con la persona en cuestión… pues reculamos y listo. Como si no hubiésemos dicho nada.

En este mundo hay un enorme número de personas cuyo amor propio es tan débil, que prefieren adaptarse a prácticamente cualquier situación contraria a su voluntad e incluso a su bienestar psicoafectivo, antes que arriesgarse a continuar enfrentándose a la soledad. Apenas son capaces de plantarse en una firme negativa cuando se encuentran frente a alguien que no les conviene o que les plantea algo que no les conviene. Prefieren estar mal acompañadas antes que sentirse solas y venden su alma al mejor postor, por baja que sea su puja. Y, por supuesto, también hay personas que se aprovechan de ello del modo referido: autoconvenciéndose de lo muy honestas que son, cuando, en realidad, no hacen sino que aprovecharse de la falta de autoestima y dependencia afectiva ajena para conseguir que sus caprichos sexuales les sean consentidos. Si bien su nivel de autoengaño necesitará alcanzar cotas más altas todavía; ya que también necesitarán convencerse a sí mismos de que sus amantes aceptan la apertura de la relación que mantienen con ellos con alegría. En caso contrario reconocerán el daño afectivo y sentimental ajeno del que, al menos en parte, estarán siendo responsables, y no podrán seguir por ese camino sin sufrir las también dañinas consecuencias de semejante empatía.

.
Pincha aquí para leer el siguiente capítulo

¿Te ha parecido interesante? ¿Quieres leer más al respecto?

ADQUIERE LA OBRA COMPLETA EN AMAZON POR 2,99 

Otras obras del autor (enfocadas hacia el auto conocimiento y desarrollo personal):

El puente de la atención de Fernando Vizcaíno Carles (ebook o papel).

Llamémosles… ellos (ebook).

Drácula: Adaptación teatral (ebook y papel)

.

Si tienes interés, también puedes seguir mis publicaciones en facebook pulsando el botón “me gusta” en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/pages/El-puente-de-la-atenci%C3%B3n-de-Fernando-Vizca%C3%ADno-Carles/145235738999366