Heterosexualidad y homosexualidad energéticas

0
829
heterosexualidad y homosexualidad

HETEROSEXUALIDAD Y HOMOSEXUALIDAD ENERGÉTICAS
EL GRAN MAPA (de consciencia) DEL AMOR (y las relaciones).

.

Para un recién nacido, su madre representa la vida, la supervivencia y la obtención de placer ––eliminación del displacer–– en la forma de atención ––energía––, alimento, protección, etcétera.       Debido a esto, todos los recién nacidos, independientemente de que sean niñas o niños, quieren o más bien necesitan, de la atención de sus mamas ––o de las personas que ejerce dicho rol para ellos–– durante los primeros años de sus vidas. Esta es una cuestión ineludible y puramente instintiva.

Pasados los años iniciáticos de nuestras vidas en los que sentimos depender totalmente de nuestras madres, ya no necesitamos de su atención más que de la de nuestros padres. Llega el momento a partir del cual somos libres para elegir. ¿Nos gusta más la atención ––energía–– de mamá? ¿O en cambio nos gusta más la de papá? ¿Imitaremos al papá para seducir y atraer la atención de mamá? ¿O imitaremos a mamá para seducir y atraer a la de papá?

El curso de la naturaleza, tiende siempre a despertarnos curiosidad hacia lo que es diferente a nosotros. De manera que el niño tenderá a sentirse espontáneamente atraído por la energía de mamá, a la que tratará de seducir tomando como ejemplo la forma de conducta ––o reclamación atencional–– de su papá. Mientras que la niña, tenderá a sentirse atraída por la energía de papá, e intentará seducirlo tomando como ejemplo la forma de conducta ––o reclamación atencional–– de su mamá.

En este sentido, los opuestos se atraen con mucha intensidad. Las diferencias de los sexos suelen ser muy determinantes a la hora de definir la dirección que tomaremos según “el modelo amoroso” que nos ofrezcan nuestros padres. Es por ello que los niños tienden a imitar a sus papás para atraer la atención de sus mamás, mientras que las niñas tienden a hacer lo contrario: imitar a sus mamás para atraer la atención de sus papás. La heterosexualidad energética es el resultado de la que tiende a ser nuestra natural atracción por la energía del progenitor del sexo opuesto.

La diferencia de sexo no es, sin embargo, el único factor que puede determinar que un individuo se sienta más atraído por la energía de uno u otro de sus progenitores. Existen un sinnúmero de factores que pueden influenciarle a este respecto e inspirarle una mayor atracción por la energía del progenitor de su mismo sexo que por la del contrario. En casos como estos, el individuo terminará imitando al progenitor de su sexo opuesto para intentar obtener la atención del de su mismo sexo; produciéndose entonces el fenómeno de la homosexualidad energética.

La homosexualidad energética no implica la homosexualidad física. Al igual que un heterosexual físico puede ser homosexual energético, un homosexual físico puede ser heterosexual energético.

Por ejemplo:

       Una mujer heterosexual sería homosexual energética, si se enamorase de hombres energéticamente parecidos a su madre, a los que tratase de seducir vinculándose con ellos de un modo esencialmente semejante al que su padre empleaba para vincularse con su madre.

       En cambio, un hombre homosexual sería heterosexual energético si se enamorase de hombres energéticamente similares a su madre, cuya atención intentase obtener comportándose tal y como su padre se comportaba respecto a su madre.

¿Te ha parecido interesante? ¿Quieres leer más al respecto?

ADQUIERE LA OBRA COMPLETA EN AMAZON POR 2,99 

Otras obras del autor (enfocadas hacia el auto conocimiento y desarrollo personal):

El puente de la atención de Fernando Vizcaíno Carles (ebook o papel).

Llamémosles… ellos (ebook).

Drácula: Adaptación teatral (ebook y papel)

.

Si tienes interés, también puedes seguir mis publicaciones en facebook pulsando el botón “me gusta” en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/pages/El-puente-de-la-atenci%C3%B3n-de-Fernando-Vizca%C3%ADno-Carles/145235738999366