Los flujos atencio energéticos y su composición

0
962
energéticos

Los flujos atencio energéticos y su composición.

La inmensa mayoría de los flujos energéticos que los seres humanos percibimos intuitivamente, son los que, de ahora en adelante, denominaremos como los “atencioenergéticos”.

       Los flujos atencioenergéticos, son aquellos que transferimos sobre los elementos a los que conferimos nuestra atención. Dada la circunstancia de que los seres humanos nos pasamos gran parte de nuestro tiempo interactuando atencionalmente unos con otros, un elevadísimo porcentaje de las percepciones intuitivas a las que tenemos acceso de una forma prácticamente ininterrumpida, es el que concierne a la emisión y recepción de estos flujos.

A través de la atención viaja siempre cierta cantidad de la energía vital de su usuario. Por lo tanto, todo flujo atencioenergético, estará siempre conformado por cierta cantidad de la energía vital de su emisor. De este modo, en cada uno de los casos en los que una persona confiere su atención a otra, le transfiere una mayor o menor cantidad de energía vital[1].

       Sin embargo la energía vital no es el único condimento del que están conformados los flujos atencioenergéticos. Dependiendo de los sentimientos, emociones, o impulsos volitivos[2] que sus emisores albergan o desarrollan en su interior a la hora de conferir su atención, también se desprenden otros tipos de energías mucho más sutiles ––por elaboradas––, que actúan como ingredientes añadidos a la energía vital. En caso contrario, las sensaciones que experimentarían sus receptores o emisores al encajarlos o transferirlos, únicamente se hallarían asociadas al incremento o mengua de sus niveles de energía vital.

Así como el arroz es el ingrediente fundamental de una paella, la energía vital lo es de un flujo atencioenergético. Y así como al arroz siempre lo acompañan otros ingredientes, a la energía vital de un flujo atencioenergético la acompañan las energías sutiles que se desprenderán de las emociones, sentimientos, e impulsos volitivos de su emisor.

       Dependiendo, pues, de si una persona se siente alegre, triste, entusiasmada o decepcionada la hora de conferir su atención a otra; de si necesita de su ayuda o de si la desea o repudia sexualmente; o de si ––entre un innumerable carrusel de posibilidades–– le inspira sentimientos de inferioridad o superioridad, de compasión o admiración, le transferirá no solamente cierta cantidad de su energía vital, sino, también, una más o menos amplia amalgama de energías sutiles. Y, obviamente, será la índole de las energías sutiles contenidas en cada flujo atencioenergético, la que instigará a su receptor a percibirlo ––así sea consciente o subconscientemente–– como más deseable o indeseable.

        De esta forma, si una persona confiere su atención a otra desde un sentimiento de simpatía o una emoción de alegría, le incrementará los niveles de energía vital de una forma mucho más agradable de la que lo haría en el caso de estar haciéndolo desde un sentimiento de antipatía o una emoción de tristeza. Algo que igualmente sucedería, si se la confiriese desde un sentimiento de admiración en lugar de desde uno de desprecio; desde una emoción optimista en lugar de desde una pesimista; o desde una intención de ayudar, en lugar de desde una de entorpecer.

        Consecuentemente, cada persona en particular, independientemente de la cantidad de energía vital que transfiera sobre aquellas otras con las que interactúe atencionalmente, resultará ser para éstas más o menos agradable o desagradable, o saludable o tóxica, dependiendo de la índole de los sentimientos, emociones, o impulsos volitivos que albergue en su interior.

[1] En el capítulo “El grado de apertura ––o retracción–– atencional”, estudiaremos qué factores serán los que determinarán el que la cantidad de energía vital transferida en cada caso sea mayor o menor.

[2] Necesidades, deseos e intenciones.

.

         PINCHA AQUÍ SI TE INTERESA DESCARGARTE EL EBOOK DE «EL PUENTE DE LA ATENCIÓN

.

Si tienes interés, puedes seguir mis publicaciones por facebook pulsando el botón “me gusta” en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/pages/El-puente-de-la-atenci%C3%B3n-de-Fernando-Vizca%C3%ADno-Carles/145235738999366