Rebelión en la granja (el despertar del pueblo)

0
125

Rebelión en la granja (o, cómo puede El Pueblo unirse para destruir El Sistema)

Revelión en la granja (facebook)

Los problemas de la humanidad no provienen del hecho de que los países sean gobernados por partidos políticos de derechas o izquierdas, demócratas o republicanos, liberales o conservadores. Los problemas de la humanidad provienen de que los gobiernos del mundo, sin importar que ideologías -supuestamente- defienden y representan, son títeres en manos de los bancos y grandes corporaciones. La gente no puede derrochar su energía y tiempo peleando entre sí por ser de derechas o de izquierdas, por ser hombres o mujeres, musulmanes o católicos, o blancos o negros. El 99,90% de la población mundial es esclava del sistema. Los que tienen el dinero y son dueños de los medios de comunicación -bancos y grandes corporaciones- son el verdadero enemigo. Son ellos los que nos estafan usando de cabezas de turco a los partidos políticos que ellos mismos financian para hacer lo que les viene en gana: apoderarse de todo a costa del empobrecimiento del nivel de vida de la gente de a pié, de la extinción y concentración en campos de tortura y exterminio de los animales, y de la destrucción del planeta. Cuando un partido político es apartado del poder, otro aparentemente diferente ocupa su lugar prometiendo un cambio que nunca se produce porque aquellos que verdaderamente mueven los hilos continúan siendo los mismos. Mismo perro con diferente collar. Es realmente difícil que ascienda al poder un partido político que no llegue completamente determinado a acatar a pies puntillas la voluntad de la banca y grandes corporaciones. Y en las contadas ocasiones que esto sucede, sus cabecillas terminan siendo corrompidos, amenazados, injuriados por los medios de comunicación para que el pueblo se vuelva en su contra, bloqueados internacionalmente (sus países), o incluso asesinados si ninguna de las medidas anteriores funciona. La democracia es una farsa porque da igual que partido o que presidente salga electo. Los que gobiernan el mundo son siempre los mismos. El pueblo debe tomar consciencia del engaño y unirse para terminar con esta tiranía. Las redes sociales son el camino para difundir la información necesaria y encontrar los objetivos a los debemos apuntar. Para conseguir esta unión necesitamos comprender quién es el verdadero enemigo y terminar con los prejuicios políticos, clasistas, sexistas, raciales y religiosos que nos separan. Da lo mismo a qué partido político votes, da lo mismo que seas africano, asiático o europeo, o ateo o cristiano, aquí en España la compañía de agua ha estado durante toda la vida cobrándote el alquiler de un contador (míralo en tu factura si todavía no te has dado cuenta) que habrías pagado en un solo año con lo que te cobran cada mes por su alquiler. Un contador que, aun por encima, a ti no te hace ninguna falta. Es la compañía de agua la que lo necesita para saber cuánto consumes y qué cantidad cobrarte, y debiera ser ella por tanto la que se hiciera cargo de su coste. Pero no solo no lo hace. Y no solo no te ofrece la posibilidad de comprarlo. Te lo alquila de por vida y a la larga te saca miles de euros por algo que no cuesta ni 50. La estafa no puede ser más descarada y, sin embargo, no he visto a ningún partido político, ni de izquierdas, ni de derechas, ni denunciarla ni mucho menos aun prohibirla o castigarla. Como ya he dicho, los partidos políticos son los esbirros de los bancos y  grandes corporaciones. ¿Saben que sucedería si tan solo un 10% de los habitantes de España (y demás países donde suceda esto mismo) nos ponemos de acuerdo para no pagar el recibo del agua hasta que no dejen de cobrarnos el alquiler del contador? Lo que pasaría es que tendrían que ceder y dejar de estafarnos porque no podrían cortar el suministro de agua a tanta gente, ya que eso redundaría en un desastre económico para el resto de grandes corporaciones y no lo permitirían. ¿Y saben que sucedería entonces? Que El Pueblo se demostraría a sí mismo que si une su fuerza no puede ser vencido. Después del éxito obtenido, frente al siguiente objetivo ya no seríamos el 10% de la población, si no el 30 o el 40%. De este modo nuestra fuerza crecería velozmente y conseguiríamos todos los objetivos que nos propusiéramos, no tengáis ninguna duda al respecto. El pueblo francés nos está demostrando que la unión hace la fuerza. Solo que ni siquiera necesitamos salir a la calle a pelearnos con los policías y funcionarios del estado, que obviamente deben de hacer su trabajo si no quieren ser despedidos. Además… Eso no tendría ningún sentido. ¡A ellos también les cobran el alquiler del contador del agua! Solo tenemos que ponernos de acuerdo usando las redes sociales y, entonces, también los policías y demás funcionarios del estado se nos unirían, porque ellos no son menos víctimas de El Sistema de lo que lo somos el resto de ciudadanos. ¡A ellos también les están robando y estafando! ¡A ellos también los están esclavizando! ¿Saben la cantidad de proyectos que los gobiernos se niegan a financiar pese a lo mucho que redundarían en beneficio del pueblo y de la protección de nuestro planeta ¿Y saben por qué se niegan a financiarlos? Porque todo aquello que redunda en beneficio del pueblo, perjudica a la banca y grandes corporaciones que los financian y facilitan su ascensión al poder.

Basta de señalar con nuestros dedos acusadores a aquellos políticos que proponen medidas que a unos nos agradan y a otros no. Porque mientras nos peleamos entre nosotros por demostrar en vano si los de derechas son mejores que los de izquierdas, si los unos roban más que los otros, El Sistema socio-económico continúa apoderándose de todo sin mostrar miramiento alguno; ni por nuestra calidad de vida, ni por el medio ambiente,  ni por el resto de seres vivos que habitan en el planeta. Esa es la trampa en la que todos caemos. Escuchamos lo que nos dicen en los medios de comunicación, y creemos que nuestros enemigos son los que no defienden los mismos discursos políticos o sociales que nosotros. Pero cuando en la vía pública alguien se tropieza o desmaya y cae al suelo, todavía no he visto a nadie que se pare a preguntarse si esa persona es de derechas o de izquierdas, o si es musulmán o cristiano, antes de ofrecerle su ayuda. Energúmenos los hay en todas partes, en la derecha y en la izquierda, ricos y pobres, de raza blanca y negra, creyentes y ateos. Si bien nuestro impulso instintivo es en la mayoría de los casos el de ayudar al prójimo cuando sabemos que realmente lo necesita y El Sistema intenta hacernos creer que no es así para convencernos de que el enemigo es nuestro vecino en lugar del propio sistema. Un sistema que siembra la discordia entre nosotros para evitar que nos unamos para luchar contra los innumerables abusos que nos impone. Y para este fin usa a los llamados medios de “comunicación” e “información”, que, obviamente, no son sino medios de manipulación y desinformación a través de los cuales nos cuentan y filtran tan solo lo que interesa a sus fines. El 17 de septiembre del 2001 usaron estos mismos medios para hacer creer a la población mundial que más de 3000 personas fueron asesinadas y otras 6000 resultaron heridas a manos de un grupo de terroristas islámicos que derribó Las Torres Gemelas tras hacer colisionar contra ellas un avión de pasajeros. Y consiguieron su objetivo pese a que para cualquier persona que vea el video de aquel suceso debiera resultar evidente que aquellos edificios (incluyendo uno contra el que ni siquiera colisionó avión alguno) se vinieron abajo de la manera que lo hicieron como consecuencia de una demolición controlada que solo pudo ser en una primera instancia orquestada y, en una segunda, encubierta, por los líderes del sistema socio-económico mundial; un sistema que necesitaba de la aprobación del pueblo para abrirse camino hacia su ambicionada invasión de Afganistán. Por supuesto, de esta otra versión de lo sucedido aquel trágico día, no oyeron ni oirán hablar en los medios de “comunicación”. Si bien en youtube encontrarán cientos de videos que les mostrarán innumerables evidencias de lo que sucedió realmente el 17 de septiembre del 2001 en la ciudad de New York.

A estas “personas” no les importa nada. Nadie hizo nunca tan cierto el dicho “el fin justifica los medios”. Su fin, el de apoderarse de todo y controlar el mundo con mano de hierro, justifica la esclavitud, el asesinato, la propagación de enfermedades, las guerras y empobrecimiento de los pueblos del mundo… ¿Quiénes os creéis que han movido los hilos para desencadenar la guerra civil en Siria? A los cabecillas del sistema socio-económico mundial no les importa que estallen guerras ni sus consecuencias. Al contrario, son ellos quienes las provocan porque redundan en grandes beneficios para ellos, tanto mediante la venta de armas que ellos mismos fabrican y comercializan, como mediante el endeudamiento de los países que entran en guerra y posteriormente se ven obligados a “regalar” sus recursos naturales a las grandes corporaciones. No podemos creer en nada de lo que se diga a través de los medios de comunicación. No podemos creer en nada de lo que nos cuenta la historia oficial del mundo. Porque la historia la escriben los vencedores y, hasta el día de hoy, solo existe un vencedor: el sistema socio-económico mundial (representado por la banca y grandes corporaciones nacionales y multinacionales).

A base de préstamos con intereses, la banca convierte 10.000 euros reales en aproximadamente 130.000 digitales (un dinero que no puede devolverse por razones obvias: ¡porque no existe! La estafa es de dimensiones colosales! Solo mediante la inflación pueden taparse los agujeros suficientes para que El Sistema se sostenga, a cambio de hacer perder el valor del dinero del pueblo. Antiguamente prestar dinero con intereses era considerado un acto criminal (usura) porque a partir del momento en el que se genera interés se crea un dinero que no existe y no puede ser devuelto. Esta es una estafa que los dueños de los bancos realizan en todo el mundo con total impunidad legal y política, sin importar qué partidos políticos o gobernantes los representan. ¡Nos prestan un dinero que no existe! ¡Y que no puede ser devuelto! E igualmente se lo prestan a la gente de derechas que a la de izquierdas, a policías que a barrenderos, a hombres que a mujeres…

El Pueblo del mundo necesita tomar consciencia de la triste realidad que aquí se denuncia y unirse (dejar de quejarse y entrar en acción) para frenar la condena a la esclavitud (laboral) y la miseria (económica, energética y moral) impuesta por el El Sistema socio-económico mundial. Al término de este post os dejo algunos documentales de visión y comprensión obligatoria para que El Pueblo descubra que está sucediendo realmente en el mundo. Estos documentales no son cortos… ¿pero acaso pensamos que leyendo textos de tres líneas y viendo videos de 3 minutos de duración podemos llegar a comprender y solucionar los problemas del mundo? Eso no es posible. Si deseamos encontrar soluciones para construir un mundo mejor, necesitamos poner de nuestra parte. Los problemas no desaparecerán como por arte de magia. Quizá en algunas películas suceda así, pero no en el mundo real. En el mundo real El pueblo necesita unirse para acabar con la tiranía.

Pasos a seguir para destruir El Sistema corrupto mundial:

1-Unificar al pueblo contra el enemigo común ayudándole a asimilar el mensaje transmitido en este artículo (y sobre todo en los videos adjuntados en el mismo).

2-Crear una plataforma donde organizarse. Propongo “Revelión en la granja”, una página facebook que he creado junto a este artículo. He escrito “Revelión” con “v” porque ya existen otras con el nombre “Rebelión en la granja” y también como guiño a la película “V de vendetta” y a su “Señor V”.

3-Reunir la información necesaria para marcarnos objetivos legítimos (vale decir, que redunden en beneficio del pueblo en general y del bienestar del planeta y de todos los seres que en él habitan).

4-Entrar en acción objetivo a objetivo. El primero podría ser el de dejar de pagar los recibos del agua para que nos eximan de tener que pagar el alquiler del contador (En España y en los países que también lo cobren).

5-No creer en absolutamente nada de lo que se diga en los medios de comunicación al respecto de nada, y mucho menos aun de nuestros movimientos, ya que tratarán de sabotearlos con todo tipo de mentiras y manipulaciones. Por ejemplo: si millones de personas nos pusiéramos de acuerdo (a través de nuestra plataforma) en no pagar los recibos de agua para conseguir que eliminen las cuotas añadidas por el alquiler del contador, bien podrían los medios de comunicación decir que en realidad somos muy pocos los que vamos a negarnos a pagarlo para meternos miedo y nos acobardemos de hacerlo.

Revelión en la granja (facebook)

¡Abran los ojos!