Sexo insatisfactorio como absurdo alimento para el ego

0
111

SEXO INSATISFACTORIO COMO ABSURDO ALIMENTO PARA EL EGO
EL GRAN MAPA (de consciencia) DEL AMOR (y las relaciones). CAPÍTULO ¿?

Pincha aquí para leer el capítulo anterior

El otro día, de regreso a mi casa, decidí parar en la de mi vecino para hacerle una visita. Y éste, muy pagado de sí mismo, me contó que unos días atrás había conocido a una mujer con la que mantuvo relaciones sexuales. Tal y cómo se expresaba, parecía haber vivido con ella una experiencia maravillosa.

No obstante, conociendo las conductas sexuales de mi vecino como las conozco, en ningún momento me deje engañar por los que sabía eran procesos de autoengaños. Así que, cuando terminó de hablar, decidí ponerme manos a la obra:

––Me alegro mucho de que te hayas echado novia ––afirmé categóricamente––. Con esta afirmación no estaba sino que tendiéndole una emboscada para tratar de reflejarle la cruda realidad que estaba ocultándose a sí mismo: que no había disfrutado de su encuentro sexual con aquella mujer. De modo que su respuesta no hubo de sorprenderme.
––No, que va ––respondió––, fue solo cosa de una noche.
––¿Y eso? ––le dije fingiendo sorpresa––. ¿No me estás diciendo lo mucho que te gustó?
––Bueno, sí, pero tampoco es para tanto. Lo pasé bien, pero ya está.
––Entonces… ¿No vas a volver a quedar con ella?
––No, no… ––añadió él alzando la mano en alto y moviéndola con un inequívoco gesto de rechazo hacia la proximidad de una idea que no le seducía lo más mínimo––.
––Pues no lo entiendo ––afirmé fingiéndome aun sorprendido––. Yo, si me acostase con una persona y realmente me gustara tanto… ¡Querría repetir!

       “Pero, vamos a ver ––añadí poco después de que mi vecino, pese a la aplastante lógica que entrañaba mi última intervención, continuará justificándose y contradiciéndose a sí mismo defendiendo lo indefendible––, imagínate que vas a un restaurante a comer, y que después de probar la comida que te sirven, no te apetece continuar echándotela a la boca. Eso solo podría significar una cosa: que no te ha gustado. En cambio, de haberte gustado, continuarías comiendo. Y, lo mires como lo mires, con el sexo sucede exactamente lo mismo. Si no quieres volver a ver a esa mujer, es porque la experiencia no te ha resultado satisfactoria. En caso contrario, estarías deseando volver a verla.

Desafortunadamente, el de mi vecino no es un caso atípico, sino más bien, de lo más normal. Somos muchos los hombres, y cada vez más las mujeres, que habiendo caído en las redes del influjo educacional que nos instiga a bajar al amor al plano del sexo, nos autoengañarnos de la misma forma que mi vecino. A base de alimentar nuestros egos ––o falsos sentimientos de autoestima y amor propio–– por el hecho de marcar una rayita más en nuestra lista de conquistas sexuales. Y, con ello, encubrimos o dejamos en un segundo plano aquellas sensaciones de mayor o menor desagrado que experimentamos al acostarnos con quienes, cuanto menos en el plano de lo físico, no nos atraen como debieran de habernos atraído antes de decidirnos a abrirnos energéticamente a ell@s de semejante manera.

Otro aspecto muy importante que, quienes se dejan llevar por sus impulsos sexuales y egoístas de la forma referida, debieran de tener muy en cuenta a la hora de decidirse a dejar de hacerlo, es el de observar cómo se sienten aquellas personas a las que instigan a sentirse rechazadas afectiva y sexualmente al no querer continuar manteniendo relaciones con ellas.

En serio, pensadlo con detenimiento. No solo os resultó en mayor o menor grado desagradable, sino, que, aun por encima, fuisteis en cierto modo responsables de que otra persona se sintiera dañada donde más duele.

¿Qué sentido tiene semejante forma de conducta?

Solo uno: brindarnos la posibilidad de salir corriendo en busca de nuestros amig@s para contarles  ––por supuesto, evitando entrar en detalles profundos y verdaderamente realistas–– que hemos tenido sexo y así demostrar al mundo y a nosotros mismos lo muy dignos de “amor” que somos.

.
¿Te ha parecido interesante? ¿Quieres leer más al respecto?

ADQUIERE LA OBRA COMPLETA EN AMAZON POR 2,99 

Otras obras del autor (enfocadas hacia el auto conocimiento y desarrollo personal):

El puente de la atención  (ebook o papel).

Llamémosles… ellos (ebook).

Drácula: Adaptación teatral (ebook y papel)

.

Si tienes interés, también puedes seguir mis publicaciones en facebook pulsando el botón “me gusta” en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/pages/El-puente-de-la-atenci%C3%B3n-de-Fernando-Vizca%C3%ADno-Carles/145235738999366