El asesino del corazón

0
76
cancer

El asesino del corazón.
EL GRAN MAPA (de consciencia) DEL AMOR (y las relaciones).

El autoengaño es energía oscura en estado puro. Su función es entenebrecer nuestra percepción de la realidad, la luz de nuestras consciencias, con la finalidad de ajustarla a nuestros intereses egoístas.

Si la realidad que percibimos no es de nuestro agrado, le echamos encima un tupido velo hilado a base de las mentiras que nos contamos a nosotros mismos.

El autoengaño es el asesino de nuestro corazón.

El corazón ––la intuición–– es el órgano perceptual que nos muestra el  mundo tal y como realmente es; el corazón es el órgano que nos permite amar y comprendernos a nosotros mismos porque nos permite vernos tal cual somos. Y como nadie puede amar más que aquello que reconoce tal y como lo que realmente es… El autoengaño también es el asesino del amor.

El autoengaño actúa como si se tratase de una capa de alquitrán que, en alas de nuestro egoísmo, envolviera a nuestro corazón; impidiendo que su luz se filtre hacia nuestras consciencias para mostrarnos el camino que a nuestro ego e impulsos egoístas no les interesa seguir: el camino del amor.

El amor aterra al ego. Porque el amor trasciende las fronteras y disuelve las diferencias que le dan forma. Al contrario que el amor, el ego no obtiene su fuerza a través de la aceptación, sino de la negación. El ego, el “yo soy”, no se construye a partir de la aceptación de lo que se es, sino del desnate o negación de lo que también se es, de todas aquellas partes de la realidad que somos y nos rodea que no nos interesa reconocer como propias. El “yo soy” no puede existir sin el “yo no soy”. Y cuanto más suyo y diferente se cree que es, es decir, cuanto más se aísla, castra y limita a sí mismo, más fuerte y seguro se siente; fuerte en la insensible soledad de su egoísmo.

El autoengaño es el asesino del corazón; el asesino del amor; la muerte y el estancamiento en vida; la castración de toda forma de superación y crecimiento personal para aquel que se acostumbra a usarlo como escudo para evitarse la contemplación de todo aquello que no quiere ver.

Lo peor de todo es que, cuanto más se avanza en el camino de la oscuridad, más difícil se le hace a uno regresar a la luz. Porque la oscuridad conduce al olvido de la propia existencia de la luz. Y cuando uno se olvida del lugar del que viene, ya no hay vuelta atrás.

El autoengaño es el cáncer de este mundo. Recubre nuestro corazón hasta tapárnoslo por completo, oscureciendo e insensibilizando nuestras consciencias hasta convertirnos en tristes almas en pena, condenadas a recorrer el mundo  dando vueltas en círculos de tinieblas, sin sentido ni propósito verdadero alguno.

El autoengaño es la principal causa de cáncer fisiológico porque, siendo el asesino del amor y la consciencia, es cáncer psico-afectivo en estado puro.

De hecho.. ¿Qué es lo que nos enseña la tumoración maligna del cáncer? A construir en el terreno de todos mirando únicamente por lo que a uno mismo le interesa.

El autoengaño aparenta ser un escudo, pero de lo único que nos escuda es de la vida, conduciéndonos directamente hacia la muerte.

.
¿Te ha parecido interesante? ¿Quieres leer más al respecto?

ADQUIERE LA OBRA COMPLETA EN AMAZON POR 2,99 

Otras obras de mi autoría (enfocadas hacia el auto conocimiento y desarrollo personal):

El puente de la atención (ebook o papel).

Llamémosles… ellos (ebook).

Drácula: Adaptación teatral (ebook y papel)

.

Si tienes interés, también puedes seguir mis publicaciones en facebook pulsando el botón “me gusta” en el siguiente enlace: https://www.facebook.com/pages/El-puente-de-la-atenci%C3%B3n-de-Fernando-Vizca%C3%ADno-Carles/145235738999366